electroestimulación muscular

El uso de la electroestimulación deportiva

uso-de-la-electroestimulacion-deportiva

Todos sabemos que la práctica deportiva, y más concretamente la de alto nivel, requiere unas cualidades especiales que necesitan ser entrenadas y potenciadas, exigiendo al deportista solicitudes a veces excesivas para su aparato locomotor. Por lo tanto, siempre debemos preparar al sistema para estas exigencias, y lo haremos teniendo en cuenta la especialidad deportiva, el tipo de paciente y el estadio de la patología.

Existen métodos que se enfocan en unos casos como tratamiento de la patología, en otros como readaptación a la actividad deportiva, en otros como reforzamiento muscular y en otros como prevención de lesiones.

¿Qué es la electroestimulación neuromuscular?

La electroestimulación neuromuscular (NMES) o electroestimulación muscular (EMS) “consiste en la aplicación de una corriente eléctrica al músculo o nervio periférico con el fin de lograr una contracción muscular involuntaria del músculo”. Aunque la EMS ha sido una técnica utilizada preferentemente en el ámbito de la rehabilitación, los estudios realizados por Kotz en la década de los 70, permitieron introducir este método como medio para la mejora del rendimiento en deportistas.

Los electroestimuladores de aplicación local existen en el mercado para ser utilizados por los deportistas desde finales de la década de los 90.

La novedad de los centros de electroestimulación integral reside en la aplicación de la EMS de forma integral. Es decir, aplicando corrientes eléctricas a diferentes regiones o grupos musculares de forma simultánea. Es por lo anterior, que I-motion creó los biojacket de alta gama y calidad en su circuito de electrodos, ya que es capaz de abarcar grandes grupos musculares a diferentes frecuencias y características de la corriente manipulables por el terapeuta o entrenador.

En la Electroestimulación Muscular (EEM) en el Deporte, tanto dinámica como estática, se utiliza habitualmente los parámetros de anchura del impulso estándar. De esta manera, para los MM.II., en el muslo y la pantorrilla se utilizan amplitudes que van de los 200 a los 400mcsg.

¿Cuál es el objetivo final del uso de la electroestimulación deportiva?

La EEM en el deporte se utiliza con la finalidad de aumentar el reclutamiento de las fibras musculares para aumentar la fuerza muscular. La metodología del entrenamiento de la fuerza hace referencia a la importancia de la intensidad y el volumen de la carga, entre otros aspectos.

Ha sido ampliamente demostrado por diversos autores el aumento de la fuerza muscular mediante electroestimulación. La fibra muscular, ante un estímulo eléctrico, responde con una intensidad de la contracción diferente en función de la amplitud del estímulo y su frecuencia.

Entonces, el uso de la electroestimulación deportiva es una técnica cuya metodología variará dependiendo de la patología que abordemos, del tipo de paciente y de los objetivos que busquemos. En este caso, nos centramos en la población deportiva, donde la metodología que se utiliza para aplicar electroestimulación se basa en tres métodos que darán cobertura a los diferentes tipos de deportistas y a los diferentes estadios de las patologías: electroestimulación estática en acortamiento muscular, electroestimulación dinámica y electroestimulación estática en estiramiento muscular.

Las corrientes en la electroestimulación deportiva

No disponemos de una unificación de criterios que demuestre bajo rigor científico qué tipo de corriente es la que nos aporta mejor respuesta excitomotora. Disponemos de muchas corrientes para este fin, pero debemos tener en cuenta los parámetros para enfocarla hacia un determinado objetivo.

Sabemos que los tiempos de respuesta de una fibra lenta son mayores que los de una fibra rápida, con lo que se puede afirmar que las fibras lentas necesitan tiempos de impulsos más largos que las rápidas y frecuencias más bajas. Por tanto, y a modo de orientación, dependerá de la fisiología de cada uno.

Podemos decir que las fibras rápidas necesitan tiempos de impulso de alrededor de 300 microsegundos y frecuencias superiores a 50 Hz. En las lentas, el tiempo de impulso será superior al de las rápidas y la frecuencia inferior. Debemos de tener siempre en cuenta que no solo existen dos tipos de fibras, sino que tenemos fibras intermedias.

Los tiempos de contracción y reposo se adaptarán al ejercicio a realizar. De esta forma, si el cuádriceps en electroestimulación dinámica tarda en extender la rodilla, por ejemplo, 1 segundo, sumaremos otros 2 segundos para mantener la extensión. No más, pues en esta posición, la contracción será dolorosa.

En el caso de electroestimulación estática, la contracción suele oscilar de 3 a 5 segundos dependiendo de la intensidad. El tiempo de reposo duplicará como norma general al de la contracción.

El biojacket de i-motion

Los objetivos del uso de la electroestimulación en los deportistas de alto nivel, a través de electrodos en un biojacket (chaleco de cuerpo completo de i-motion) son múltiples como, por ejemplo:

  • Prevenir la atrofia muscular por el reposo deportivo.
  • Tonificar y comenzar el fortalecimiento de un músculo con una atrofia importante.
  • Fortalecer sin roce de superficies articulares.
  • Provocar cambios de tensión en las estructuras periarticulares para mantener su buen deslizamiento en períodos de inmovilización.
  • Reforzar la musculatura cuando ya tiene un nivel de fuerza.
  • Readaptación al ejercicio.
  • Mejorar la coordinación.
  • Reforzamiento muscular.
  • Mejora de la elasticidad muscular y amplitud articular.
  • Reforzamiento tendinoso.

Además, son indicados en los siguientes casos:

  • Pre y postoperatorios.
  • Periodos de inmovilización.
  • Atrofia muscular.
  • Bursitis, condropatías y tendinitis.
  • Inestabilidades articulares.
  • Descompensaciones musculares.
  • Acortamientos musculares.
  • Readaptación de lesiones musculares
  • Fases de readaptación muscular después de periodos de inmovilización.
  • Debilidad muscular, no atrofia muscular.
  • Cualquier situación en la que necesitemos dar complejidad a los ejercicios de FNP.

Con lo expuesto, disponemos de varios métodos para fortalecer o cumplir otros objetivos en nuestros deportistas, dependiendo de la patología y del objetivo que busquemos, pero en ningún caso los consideraremos como métodos aislados y excluyentes de otros métodos de fortalecimiento. Al contrario, están ahí para decidir cuál utilizar en cada caso y cómo combinarlos si lo consideramos oportuno. Gracias a la electroestimulación deportiva con i-motion tenemos una herramienta más como terapeutas en nuestros tratamientos a deportistas de alto nivel.

 

Bibliografía:

  1. Pérez Machado JL, Álamo Arce DD. Estudio comparativo entre los estiramientos musculares mediante tensión activa y electroestimulación. Fisioterapia 2001;23(1):10-4
  2. Benito E. Electroestimulación. Aumento de la fuerza muscular medida por el test de Bosco. Fisioterapia y calidad de vida. 11, 27-33. 2008

 

Solicita tu demo ahora