Tecnología

TENS y EMS: ¿en qué se diferencian?

i-motion_tens_ems_en_que_se_diferencian_01

Aunque ambas son prácticas ya muy extendidas, todavía existen dudas acerca del funcionamiento real de TENS y EMS. Por ello, en este post queremos contarte cuáles son sus principales diferencias, cuándo usar una u otra y sus ventajas. Sin duda, son dos técnicas directamente relacionadas por la estimulación, pero podemos encontrar grandes diferencias entre ellas.

 

¿Qué son TENS y EMS?

TENS: su nombre es una abreviatura en inglés que significa Estimulación Eléctrica Nerviosa Transcutánea (Transcutaneus Electrical Nervious Simulation). Esta técnica es utilizada para reducir el dolor a través del control, de manera que envía al cerebro información sensitiva agradable en vez de la información que corresponde al dolor. La sensación es similar a un cosquilleo que excita solo las fibras sensitivas.

EMS: significa Electroestimulación Muscular y se encarga de hacer trabajar los músculos a través del impulso eléctrico adecuado para provocar una contracción muscular de una intensidad predeterminada por el propio usuario. El estímulo es generado directamente sobre el músculo deseado a través de un equipo dotado de electrodos, mejorando el estado de forma física y tonificando la zona. Tiene diferentes usos deportivos, terapéuticos y estéticos.

 

Principales diferencias entre las técnicas TENS y EMS?

Hagamos un repaso rápido de las diferencias que existen entre estas dos técnicas. Por un lado, su objetivo: mientras TENS genera pulsos para actuar como analgésico, EMS persigue el trabajo muscular. Esta es la gran diferencia entre ellas, ya que si lo que buscas es calmar el dolor situado en una determinada zona del cuerpo, usarás la tecnología TENS, pero si lo que necesitas es mejorar el estado físico o el rendimiento, entre otras cosas, lo recomendable es utilizar EMS.

Por otro lado, varía la intensidad: para la TENS suele ser inferior (hasta 50 mA aprox.) y para la EMS, 80 o 100 mA de pico. Los electrodos también varían en un aparato y otro, ya que para la TENS suelen ser pequeños e iguales, mientras que para la EMS son variados para combinarlos y adaptarlos a los distintos músculos y métodos de estimulación. Además, las respuestas motoras son diferentes, ya que en la electroestimulación muscular se supera el umbral motor para tonificar y potenciar la musculatura, excepto cuando se aplique la frecuencia fija. Mientras la TENS actúa sobre el estímulo de fibras nerviosas sensitivas, el segundo lo hace en estímulos de fibras nerviosas motoras.

 

¿Qué elegir cuando necesitas estimulación: TENS o EMS?

En el caso de la electroestimulación percutánea, su aplicación es ideal para cuando se sufre un dolor tanto crónico como agudo. Algunos estudios han demostrado que es eficaz para calmar el dolor postoperatorio, el musculoesquelético crónico y la artrosis. Sin embargo, es importante conocer cuál es el nivel de intensidad recomendado para conseguir cada uno de sus objetivos analgésicos. La ciencia ha demostrado que la TENS de alta y baja frecuencia provoca efectos a través de la activación de los receptores en el propio sistema nervioso central.

Cuando el objetivo es conseguir resultados estéticos y deportivos, la técnica utilizada es la electroestimulación muscular. Como tal, muchos entrenadores y preparadores físicos la han incluido como una de sus principales herramientas en el entrenamiento individual, grupal y multigrupal. Es ideal para trabajar la fuerza, la resistencia, tonificar los glúteos, el abdomen, etc., y llevar a cabo la recuperación activa. En definitiva, la EMS es una técnica aplicada, sobre todo, en el deporte, la salud y la estética.

 

TENS y EMS: ventajas de cada una de ellas

1. Gracias a la TENS

Se puede bloquear el dolor a nivel espinal, pudiendo utilizarlo alrededor de 30 minutos una o dos veces al día. En otras palabras, “se trata de realizar una estimulación sensitiva diferencial por vía transcutánea, de fibras propioceptivas táctiles a gran velocidad de conducción con la mínima respuesta de las fibras nociceptivas de conducción lenta y de las fibras motoras eferentes”, como señala el Manual de Electroterapia TENS.

La Estimulación Transcutánea de fibras propioceptivas táctiles a gran velocidad de conducción. La TENS convencional es ideal para bloquear el dolor espinal, la TENS endorfínica sirve para producir un efecto vascularizante en la zona de dolor, etc.

3. Gracias a la EMS de i-motion

Los entrenadores obtienen respuestas rápidas ante cualquier situación que pueda producirse con el equipo de electroestimulación; es rentable, ya que no necesita la presencia física de ningún técnico; mejora la calidad del vida y la salud del usuario; posibilita el incremento de la actividad física; permite a los gimnasios posicionarse como referentes; destaca frente a la competencia; mejora el rendimiento, etc.

Con el equipo de electroestimulación de imotion-ems.com, los entrenadores personales y preparadores físicos pueden dotar sus entrenamientos del equipo electroestimulador más avanzado del mercado. Cuenta con un software intuitivo fácil de usar y en continuo desarrollo, asistencia remota, etc.

¿Quieres conocer más características del equipo de i-motion EMS? Solicita una demo y descúbrelas por ti mismo.