Fisioterapia

Electroestimulación integral en rehabilitación de hernia discal

Rehabilitacion_integral_en_rehabilitacion_de_hernia_discal_01

En su forma típica, una hernia de disco lumbar va a ocasionar un síndrome de compresión radicular con unas características propias de la localización de la raíz afectada. Asimismo, la naturaleza e intensidad de los síntomas va a depender del grado de compresión. Así, según sea este, se van a afectar, en primer lugar, las fibras nerviosas nociceptivas (dolor) y progresivamente se afectarán las sensitivas.

 

El origen del dolor lumbar

El dolor lumbar se origina por la irritación del nervio sinuvertebral o de Luschka, rama de la división primaria posterior de las raíces sensitivas y, tras seguir un camino recurrente por el agujero de conjunción, va a descender epiduralmente por la parte anterior del canal. Si la hernia es de situación media, normalmente produce lumbalgia. Si es de localización lateral predomina la ciatalgia. Por último, si la compresión es importante, habrá afectación motora. Por ello, el trabajo en rehabilitación de hernia discal es fundamental para los pacientes que sufren de esta dolencia.

 

¿Qué hacer ante este tipo de patologías?

El ejercicio físico es de gran importancia en en el proceso de rehabilitación de hernia discal. El objetivo es el desarrollo de la musculatura implicada en el funcionamiento de la columna vertebral tanto la retro como la prevertebral con el objetivo de mejorar la estabilidad de la columna. El reposo prolongado empeora el dolor de espalda al producir atrofia de la musculatura vertebral. Hay que comenzar con una progresión creciente en ejercicio de tipo aeróbico. Se aconseja comenzarlo a partir de la segunda semana desde el inicio de los síntomas. No está indicado en pacientes en plena crisis aguda dolor.

La literatura especializada refiere que el tratamiento mediante neuroestimulación muscular tiene la finalidad de generar contracciones musculares controladas mediante impulsos eléctricos. La electroestimulación integral es el uso de corrientes excitomotoras generadas por un dispositivo, el cual es conectado mediante Wi-fi o cable a un chaleco o body al cual se le han incorporado una serie de electrodos. Estos lograrán provocar la activación y contracción de la musculatura en diferentes regiones del cuerpo y/o grupos musculares de manera simultánea. Específicamente, i-motion está dentro de la más alta gama y tecnología de biojackets con este tipo de electrodos y software, los cuales el terapeuta puede manipular según el tipo de frecuencia y otros parámetros, siempre teniendo en consideración cada caso e historia clínica del paciente. Al uso de los biojacket se incorporan ejercicios específicos de rehabilitación de hernia discal para la reeducación motora de la musculatura que se asocia a la zona lumbar.

Es conocido que el cuerpo humano sirve como medio conductor de la electricidad y que mientras existe un paso de la misma se producen cambios fisiológicos. La corriente tiende a crear un campo eléctrico en los tejidos. Es un hecho que participa en el metabolismo celular, en el proceso de recuperación de los tejidos, logra producir cierta estimulación neuromuscular, o estimulación directamente en el músculo.

 

Electroestimulación neuromuscular

La literatura especializada en medicina física y rehabilitación señala que la electroestimulación neuromuscular consiste en la estimulación eléctrica del músculo a través de las fibras nerviosas motoras que lo inervan. La electroestimulación produce potenciales de acción en el nervio y en el músculo, semejantes a los generados por el sistema nervioso. El efecto visible o palpable de la estimulación eléctrica es la contracción muscular. El músculo inervado responde con una contracción al estímulo eléctrico que llega a la placa neuromuscular a través del nervio correspondiente.

Este tratamiento se utiliza como complemento de los programas de fortalecimiento muscular para prevenir la rigidez de articulaciones y como medio para facilitar la rehabilitación de trastornos musculo-esqueléticos álgidos, que impiden un esfuerzo máximo durante la contracción voluntaria.

Resulta eficaz para aumentar la fuerza muscular e incrementar la circulación local en el músculo contraído. La contracción muscular inducida por electroestimulación neuromuscular aumenta el reclutamiento de unidades motoras. Si todas las unidades motoras son reclutadas, el músculo puede contraerse al máximo de su capacidad, y con sesiones repetidas puede aumentar su capacidad de desarrollo de tensión.

 

Conclusión sobre la electroestimulación neuromuscular

Con ello, la utilidad de la electroestimulación neuromuscular consiste en aumentar la fuerza muscular en comparación con los grupos musculares que no realizan ejercicio, por ejemplo, en músculos como los cuádriceps, la electroestimulación neuromuscular puede inducir contracciones del 80 al 100% de la máxima tensión voluntaria isométrica.

La electroestimulación sola, o en combinación con el ejercicio isométrico, es de utilidad para prevenir o reducir la atrofia muscular durante períodos de inmovilización articular, o en pacientes sometidos a intervenciones quirúrgicas articulares. La estimulación eléctrica incide en la disminución del dolor, la inflamación y la atrofia por inmovilización. También se utiliza para prevenir la rigidez articular a la que se llega por insuficiencia de la acción muscular y para aumentar el grado de movilidad en articulaciones que muestran rigidez o contractura. Por ello, la electroestimulación profesional de imotion-ems.com ayuda en el proceso de rehabilitación de hernia discal, siempre con la ayuda de personal cualificado conocedor de las características de la lesión.

 

Bibliografía:

  1. Robaina Padrón FJ. Sindrome postlaminectomía lumbar: tratamiento del dolor mediante técnicas de neuromodulación. Neurocirugía 2008. Vol 19, no 1, pp 35-44
  2. Van Middelkoop M, Rubinstein SM, Kuijpers T, Verhagen AP, Ostelo R, Koes BW, et al. A systematic review on the effectiveness of physical and rehabilitation interventions for chronic non-specific low back pain. Eur Spine J. 2011;20(1):19-39.
  3. Guevara-López U, Cobarrubias-Gómez A, Elías-Dib J, Reyes-Sánchez A, Rodríguez- Reyna TS. Parámetros de práctica para el manejo del dolor de espalda baja. Cir Cir. 2011;79:286-302.
  4. Poppert E, Kulig K. Rehabilitation Following Lumbar Diskectomy. Phys Ther. 2013; 93(5):591-6.
Nueva llamada a la acción