Entrenamiento EMS

Entrenamiento de fuerza con electroestimulación: Software EMS Inteligente

Entrenamiento_con_electroestimulacion_Software_EMS_Inteligente_01

Queremos tratar contigo algunos conceptos básicos relacionados con la electroestimulación en el deporte, y uno de ellos se centra en el entrenamiento de fuerza. ¿Has escuchado hablar de él? ¿Cómo lo estás desarrollando con los deportistas de tu centro? ¿Estás exprimiendo al máximo todo su potencial? ¿Se sienten 100% satisfechos con el trabajo que realizas?

El objetivo final por el que los preparadores físicos están adoptando la electroestimulación muscular (EMS) como parte de su trabajo se debe a las distintas posibilidades que aporta de cara a los deportistas: reducción de la tensión muscular, reequilibrio, etc. Saben que gracias a la combinación de la EMS con ejercicio físico pueden maximizar los resultados de su entrenamiento de fuerza con electroestimulación.

Desde que i-motion desarrolló el Software EMS Inteligente, el entrenamiento se ha convertido en una acción cómoda, intensa y más placentera que nunca. Eso sí, con resultados visibles en pocos días. Además, es un sistema en continuo desarrollo, intuitivo y fácil de usar. Trabaja con el sistema operativo de Windows 10, bajo licencia del líder mundial Microsoft.

¿Quieres saber más cosas acerca de su funcionamiento con deportistas de élite? ¡Te lo contamos!

 

Para empezar: 3 tipos de fuerza en el entrenamiento

Existen diferentes variables que intervienen en el proceso de conseguir nuestro máximo objetivo: aumentar la fuerza. Y esas variables son: la frecuencia del entrenamiento, el rango de movimiento, el descanso, el orden de ejercicios aislados y compuestos, etc.

Dependiendo de nuestro fin, aplicaremos unas rutinas de preparación de la musculación u otras, pues muchas veces no solo se quiere ganar fuerza, sino también resistencia, potencia, hipertrofia o algunas de estas variables combinadas.

Dentro del campo de la fuerza, además, podemos encontrar 3 tipos diferentes, como señala Vitónica:

  • La fuerza máxima. Atiende a “la capacidad neuromuscular de realizar la contracción voluntaria estática o dinámica máxima, es decir, el peso máximo que una persona es capaz de desplazar en un movimiento. Se suele entrenar siempre con cargas máximas de más del 95% y submáximas del 85%”.
  • La fuerza velocidad. También conocida como potencia. “Es la capacidad neuromuscular para superar una resistencia a mayor velocidad. El trabajo se realizará con cargas entre el 65% y el 85%”.
  • La fuerza resistencia. “Es la capacidad que posee el organismo de oponerse a la fatiga en esfuerzos de larga duración y depende directamente de la fuerza máxima, ya que si poseemos más fuerza, seremos capaces de realizar más repeticiones con menos peso. Se suele trabajar con cagas de entre el 50% y el 65% de nuestros máximos”.

¿Apuestas por un entrenamiento de fuerza con electroestimulación integrada?

 

Fuerza absoluta: solo con electroestimulación

No obstante, aunque estos son los 3 tipos de fuerza fundamentales a la hora de trabajar nuestros músculos para realizar algún deporte, podemos encontrar otras variedades, como la fuerza absoluta. Resulta especialmente complicado llegar a este nivel cuando nos encontramos en situaciones convencionales, por lo que es habitual tirar de técnicas que nos ayudan a manifestarla, como la electroestimulación.

En i-motion hemos añadido un plus: el Software EMS Inteligente, marcando un antes y un después en la electroestimulación. No todos los equipos que existen en el mercado y que hablan de EMS multigrupal consiguen llevarlo a la práctica. Por eso, i-motion ha trabajado estos inconvenientes, de forma que sus dos grandes ventajas son:

  1. Es 100% multigrupal.
  2. Potencia la figura del entrenador, que ya no tendrá que estar pendiente de reajustar ningún parámetro.

Sin embargo, es muy difícil llegar a este nivel en situaciones convencionales, por lo que es habitual utilizar técnicas de ayuda a su manifestación, como la electroestimulación profesional de imotion-ems.com. ¿Quieres tener más tiempo para desarrollar tu verdadero papel de entrenador?

Si quieres, puedes.

 

Entrenamiento de fuerza: contracción isométrica y voluntaria

No es casualidad que estemos hablando de las contracciones isométricas y voluntarias, y no lo es porque son las mismas que intervienen en las mejoras de los resultados de la fuerza muscular. Por eso, queremos hablarte de ellas en este apartado.

Cuando realizamos contracciones isométricas, el músculo permanece estático. Se genera una tensión, pero no se acorta ni tampoco se alarga. Hoy en día, es posible trabajar este tipo de contracciones aplicando la electroestimulación sobre los puntos del motor del músculo que vayamos a trabajar y aplicar el programa conveniente para recibir impulsos secuenciales. Justo en el momento en que el músculo comienza a recibirlos, contraemos de forma simultanea el grupo muscular además de anclarlo, ayuda para evitar el movimiento de la articulación. “Mantenemos la isometría y maximizamos la ganancia de fuerza”.

Cuando se trata de contracciones voluntarias, se combina el estímulo con la propia contracción del músculo. Al igual que sucede con la contracción isométrica, aplicamos el equipo EMS sobre el músculo que vayamos a trabajar y hacemos la contracción voluntaria al mismo tiempo. Como consecuencia, se reclutará un número más amplio de fibras musculares, algo que no se consigue siempre que se trabaja únicamente con la propia contracción. Por eso, hablamos de estas y de la electroestimulación muscular como una combinación perfecta.

¿Qué método debes aplicar? ¿Cuántas series y repeticiones? ¿Con qué potencia? ¿Cómo responderán los deportistas? ¿Entrenamiento con electroestimulación?

Pregúntanos todas tus dudas, queremos guiarte.

Nueva llamada a la acción