Entrenamiento EMS

¿Sirve la electroestimulación para el entrenamiento de natación?

i-motion_sirve_la_electroestimulacion_para_el entrenamiento_de_natacion_01

Si hay algo que tenemos claro, es que la electroestimulación es una técnica cada vez más incorporada en distintas disciplinas deportivas: atletismo, boxeo, fútbol y hasta natación, entre muchas otras. La razón se encuentra en las ventajas que ofrece en el rendimiento y otros resultados sobre el propio cuerpo.

Está demostrado que su uso retrasa la aparición de las contracturas y la atrofia muscular, además de mejorar la fuerza isométrica. No importa cuál sea tu disciplina deportiva, porque i-motion te ayuda a conseguir resultados específicos en cualquiera de ellas. Hoy toca hablar de sus resultados en natación.

 

Electroestimulación muscular y natación, ¿cómo funciona?

Resistencia y fuerza son solo dos de las ventajas que pueden obtenerse con la EMS en natación, ya que ayuda a fortalecer los músculos principales. Sin embargo, los entrenadores personales y preparadores físicos deben conocer en profundidad el funcionamiento de estos equipos para no aplicar más intensidad de la necesaria, ya que podrían provocar agujetas durante varios días. Para que esto no ocurra, se recomienda empezar por intensidades moderadas e ir subiendo poco a poco, semana tras semana.

Como ya sabrás, la natación es un deporte de competición donde el glúteo y el dorsal realizan un gran esfuerzo. Son los músculos principales. El dorsal es el que más trabaja en el agua y con él podemos usar programas de fuerza resistencia una vez por semana, siempre y cuando no vayamos a entrenar ese día y podamos descansar en los días posteriores.

En el caso de los glúteos, es aconsejable no abusar de la electroestimulación, pero si quieres trabajarlos, siempre podrás echar mano de programas de resistencia anaeróbica. Empieza por cuidar la intensidad. Otros músculos que intervienen en el entrenamiento para la natación son los abdominales y lumbares, por lo que es importante mantenerlos fuertes. ¿Qué hacer para trabajar esta zona? Puedes colocar los electrodos en ambos, con frecuencia de tres días en semana. La parte alta de las piernas tampoco debe sobreexponerse a mucha estimulación para no saturar al deportista.

En definitiva, la natación es uno de esos deportes bajo el agua donde la competición es máxima, una especie de desafío extremo donde los deportistas necesitan darlo todo. Muchos de ellos lo están logrando con ayuda de la electroestimulación de imotion-ems.com, una herramienta idónea para trabajar los músculos de cara a una competición. 50, 100 o 200 metros, no importa cuál sea la distancia, porque i-motion te ayuda a conseguir resultado visibles en pocos días y mejorar el crono.

 

¿Qué dice la ciencia sobre la electroestimulación?

El entrenamiento de natación para deportistas ya no es una tarea que pueda realizarse solo bajo el agua, sino que la EMS permite ajustar su traje y entrenar. Eso sí, combinándolo siempre con el ejercicio físico. La ciencia nos ha dado su opinión, y es que algunos centros de investigaciones, como el Instituto de Física Médica de Nürnberg, ya ha realizado varios estudios al respecto. La electroestimulación ha sido definida como una herramienta que enriquece efectiva y eficientemente el mundo del entrenamiento en el campo de aplicación de la salud.

Esta técnica no constituye un concepto nuevo, sino que se utiliza desde hace mucho tiempo en el campo de la fisioterapia, donde encontramos su origen.

 

Entrenamiento de natación en competiciones de triatlón

La electroestimulación también ayuda a mejorar los resultados en competiciones de triatlón. La técnica debe entrenarse correctamente para obtener los objetivos deseados. Para el entrenamiento de natación en triatlón con ayuda de la EMS, el dorsal ancho es el músculo que más trabaja cuando estamos en el agua. El entrenamiento estará enfocado a la resistencia, de manera que este será el programa que trabajemos el día que no se vaya a entrenar en el agua. La intensidad debe ser moderada.

La cintura pélvica (lumbares y abdominales) está trabajando continuamente, y es importante cuidar el entrenamiento para no sufrir un dolor agudo provocado por un sobreesfuerzo. La manera más coherente de prevenir estos inconvenientes es entrenar la cintura pélvica, un programa que fortalecerá los lumbares y abdominales. Puede que integrar la EMS en el entrenamiento no sea una tarea sencilla, sobre todo cuando ya se ha recorrido un largo camino con métodos convencionales, como ocurre con el triatleta olímpico Mario Mola.

Ahora, él mismo afirma que sus programas favoritos tras sesiones duras de entrenamiento son el descontracturante y el masaje regenerador. “He podido hacer frente a pequeñas molestias con tens modulado y el endorfínico. Complemento el trabajo del gimnasio con dos/tres sesiones a la semana de fuerza resistencia/explosiva dependiendo del objetivo. Utilizo también capilarización antes de la competición y recuperación después de cada sesión de entrenamiento o competición”.

En definitiva, la natación es uno de los deportes más completos y de mayor exigencia, ya que requiere de la máxima experiencia. ¿Cómo trabajas el entrenamiento? Si tienes dudas y quieres conocer todas las ventajas de la EMS, te animamos a probar la tecnología más avanzada de i-motion. Nosotros te guiamos en el proceso.