Salud

Electroestimulación muscular (EMS) como herramienta en la rehabilitación de lumbalgias

i-motion_blog_Electroestimulacion_muscular_EMS_como_herramienta_en_la_rehabilitacion_de_lumbalgias (1)

La lumbalgia se ha convertido en una patología musculoesquelética cada vez más frecuente en nuestra sociedad y es una de las condiciones dolorosas más observadas. Es importante que el fisioterapeuta tenga a su disposición diferentes herramientas y opciones ante la rehabilitación de esta condición.

Su tratamiento incluye una amplia variedad de analgésicos opioides y no-opioides, favoreciendo la ocurrencia de efectos adversos (gastropatías, neuropatías, etc.) potencialmente deletéreos que afectan la calidad de vida de los pacientes.

Además, el componente «miofascial» (fuerza, resistencia, flexibilidad, etc.) es solo una pieza del puzle que debe ser considerada en el tratamiento, junto con los componentes articular y neurodinámico, factores psicosociales, mecanismos del dolor, entre otros.

 

El papel de la electroestimulación

Por otra parte, la electroestimulación muscular (EMS) consiste en la estimulación de grupos musculares mediante corrientes eléctricas de baja intensidad a través de unos electrodos aplicados sobre la superficie corporal. Estos impulsos estimulan los nervios con el fin de enviar señales a un músculo, el cual reacciona contrayéndose, igual que haría con la actividad muscular normal, pero involuntariamente.

En la población sana, su uso está ampliamente extendido en la mejora de la condición física y fuerza muscular en personas con actividad deportiva. También está destinada en la rehabilitación de patologías que afectan al sistema musculoesquelético.

Sus principales ventajas se producen en diversos parámetros del entrenamiento, principalmente los relacionados con los de la fuerza muscular. Diferentes estudios y autores coinciden en que estas mejoras son mayores cuando se realizan de forma simultánea con el ejercicio voluntario, y que deben considerarse como complementarias al entrenamiento y no como método aislado o alternativo.

 

Las etapas de la rehabilitación ante una lumbalgia

En la rehabilitación física ante una lumbalgia o patología asociada, los ejercicios, cuyo objetivo es un despertar muscular (reprogramación sensoriomotora) en los pacientes que los requieren, pueden incluir varias etapas sucesivas, de las cuales a destacar son las siguientes:

  • La percepción (para volver a sentir la contracción de los músculos estabilizadores).
  • La precisión: etapa que consiste en el aprendizaje de un reclutamiento muscular isométrico específico sin compensación.

En estas dos etapas es donde entra en juego el uso de la electroestimulación muscular de imotion-ems.com, ya que al incorporar electrodos en la zona abdominal y paravertebral lumbar y dorsal de manera simultánea y además agregando ejercicios terapéuticos, ayudarían en la activación de la musculatura estabilizadora de la columna, generando así un feedback al paciente.

Generalmente, se emplean cargas ligeras en la fase inicial con el fin de trabajar la movilidad y reducir los temores y las posibles inhibiciones; a continuación, se emplean cargas cada vez más pesadas movilizadas con un número de repeticiones que disminuyen de forma progresiva, para trabajar sucesivamente la resistencia y más tarde la fuerza muscular.

 

Aspectos que tenemos que tener en cuenta

Conductancia: es la facilidad que ofrece un medio al paso de la corriente eléctrica. Algunos tejidos corporales son más conductores que otros y se clasifican en:

  1. Tejidos poco conductores.
  2. Tejidos medianamente conductores.
  3. Tejidos buenos conductores.
  4. Tejidos generadores de electricidad.

Forma del pulso: aquí podemos encontrar las diferentes formas del pulso, como pueden ser las triangulares y rectangulares, principalmente. Esto determinará si la entrada del estímulo se realiza de manera brusca o de manera más progresiva. En los pulsos triangulares se puede dar lo que se conoce como acomodación.

Rampa del pulso: cuanto más se aproxime a la vertical, menos acomodación tendrá. Por lo tanto, las corrientes rectangulares al tener una subida más vertical tardarán menos en alcanzar la máxima intensidad.

Intensidad: mide los niveles de amplitud que provocan la contracción muscular.

Frecuencia: nos permite regular qué tipo de fibras musculares van a ser activadas. La frecuencia nos indica el número de veces por segundo que un impulso se va producir.

Es importante controlar todos los aspectos y utilizarlos de manera adecuada para cada objetivo.

En el caso de lumbalgias, se recomienda utilizar frecuencias entre 20 y 80 Hz, con tiempo de impulso de 3-5 segundos con períodos de pausa entre 4-20 segundos y una profundidad de 300-400 µs. El objetivo es generar resistencia a la fuerza y desarrollo de esta junto a la activación muscular voluntaria a través de la rehabilitación.

 

 

Bibliografía:

  1. Liddle Dianne Sarah, Baxter G. David, Gracey Jacqueline H., Exercise and chronic low back pain: what works? Pain 2004; 107: 176-190.
  2. Ofelia Loani Elvir-Lazo, Lumbalgia y el Uso de la Estimulación Nerviosa Eléctrica Transcutanea (TENS); Rev. Fac. Cienc. Méd. 2008
  3. Kamper SJ, MaherCG, Hancock MJ, KoesBW,Croft PR, HayE. Treatment-based subgroups of low back pain: a guide to appraisal of research studies and a summary of current evidence. Best Pract Res Clin Rheumatol 2010;24:181–91
  4. Delitto A, George SZ, Van Dillen LR, Whitman JM, Sowa G, Shekelle P, et al. Low back pain. J Orthop Sports Phys Ther 2012;42:A1–57.
  5. Herrero, J. A., Abadía, O., Morante, J. C., & García, J. (2007). Parámetros del entrenamiento con electroestimulación y efectos crónicos sobre la función muscular (II). Archivos de Medicina del Deporte, 24(117), 43-53

 

Beneficios de la EMS en Patologías de espalda