Fisioterapia

La electroestimulación como analgésico pre-post cirugía

La_electroestimulacion_como_analgesico_pre_post_cirugia_01

En i-motion tratamos de innovar ofreciendo siempre calidad a los usuarios. Y por ello, el post de hoy lo vamos a dedicar a una de las técnicas más utilizadas por los fisioterapeutas en sus clínicas día a día. ¿Has escuchado hablar de la electroestimulación? ¿Y de las corrientes electroanalgésicas?

¡Presta atención!

Electroestimulación y corrientes electroanalgésicas: ¿QUÉ SON?

La electroestimulación es una técnica utilizada en el ámbito del fitness, la salud y la estética para que, mediante impulsos secuenciales, se provoquen contracciones muscularse y un efecto parecido al que obtendríamos haciendo ejercicio. En el mundo de la fisioterapia la electroestimulación como analgésico se utiliza como tratamiento de manera frecuente.

Las corrientes electroanalgésicas son usadas para tratar el dolor tanto agudo como crónico, como las TENS, cuyo efecto es casi inmediato. Gracias a su aplicación, los fisioterapeutas pueden estimular las fibras sensitivas y bloquear rápidamente la sensación de dolor en los pacientes. Por tanto, la electroestimulación es una técnica que sirve para la rehabilitación tras una intervención quirúrgica.

La electroestimulación como analgésico, ¿cómo elegir un aparato?

Para elegir el equipo más apropiado en tu clínica, debes pensar para qué lo quieres y cuál es el uso que le vas a dar. Piensa también en las principales necesidades de tus pacientes y empieza a barajar los distintos tipos de corrientes que quieres que tenga. Además, también es importante revisar cuáles son sus programas y las funciones que ofrece. Está bien que tu equipo cuente con programas ya predefinidos, pero piensa que a veces es mejor adaptar esos parámetros a cada paciente y programarlos para que el tratamiento sea lo más eficaz posible.

Historia de la electroestimulación y sus fines terapéuticos

La electroestimulación promete resultados alentadores para los fisioterapeutas y sus pacientes. Pero no creas que su aplicación en este campo es algo nuevo, sino que viene de varios años atrás. Sus fines terapéuticos ya se aplicaban sobre personas que tenían una fuerte presencia de gota.

En el cuerpo humano existen diferentes tipos de fibras: las de tipo I, las de tipo 2 y las de tipo 2X, de manera que el trabajo sobre ellas va a depender de la intensidad. Es decir, si lo que se va a realizar es una actividad leve, se solicitarán las primeras fibras, pero si el ejercicio es muy intenso, como una carrera de 100 metros, se solicitan las fibras 2X.

Decía Gianpaolo Boscheti que “para estimular eléctricamente las fibras tipo I se necesitan impulsos con frecuencias de 20 – 50 Hz y para las de tipo IIa y IIb las frecuencias usadas oscilan de los 50 a los 120 Hz”, como indican algunos estudios sobre la electroestimulación con ejercicios físicos para aumentar la fuerza rápida del cuádriceps.

Los fisioterapeutas deben conocer muy bien su funcionamiento, pues hay que tener en cuenta que en la rodilla, por ejemplo, no solo interviene el cuádriceps, sino otros músculos diversos que aportan estabilidad y fuerza a la articulación, como los músculos tibiales.

Conclusión rápida acerca de la electroestimulación como analgésico

En definitiva, la electroestimulación como analgésico es solo una de sus grandes posibilidades, y está sirviendo de gran ayuda para que muchos pacientes con lesiones o recién operados puedan recuperarse de forma más rápida y eficaz. La electroestimulación sirve para recuperarse, para ganar fuerza y para perder grasa.

Existen muchos electroestimuladores en el mercado, y en función de lo que busques, puede servirte uno u otro. ¿Quieres saber por qué cada vez son más los fisioterapeutas que apuestan por esta herramienta?

La electroestimulación con imotion-ems.com tiene multitud de aplicaciones y estamos preparados para resolver todas tus dudas.

¿Tienes pacientes recién operados de la rodilla o el hombro? ¿Qué estás haciendo para la recuperación de su fuerza?

Solicita tu demo ahora