Estética

3 cosas para mejorar tu aspecto físico

3-cosas-para-mejorar-tu-aspecto-fisico

¿Qué es lo primero que haces cuando quieres mejorar tu imagen? ¿Te apuntas al gimnasio? ¿Acudes al esteticista más cercano?

Lo hagas o no, seguramente el deporte sea de las primeras cosas que te vienen a la mente. Y no es para menos, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de ventajas que tiene para nuestra salud y bienestar. Aunque no lo creas, los profesionales del deporte y la estética comparten algunos objetivos, de manera que también coinciden en el uso de determinadas técnicas, y hoy vamos a hablarte de una de ellas.

Reside bajo el nombre de electroestimulación, y es uno de los métodos más utilizados en el ámbito del fitness y la estética.

 

3 cosas fundamentales para mejorar tu imagen

En los tiempos que corren, la tecnología se ha convertido en un aliado perfecto para la mayoría de las cosas que queremos hacer en nuestra vida. Seguramente ya lo sepas, pero ¿habías imaginado que podían ayudarnos incluso a mejorar con nuestra imagen? Por eso queremos hablarte de electroestimulación y otras dos cosas complementarias que vienen como anillo al dedo:

  1. ELECTROESTIMULACIÓN. Sus impulsos secuenciales obtienen unos resultados similares a los que se obtendrían ejercitando los músculos, pero de forma mucho más rápida y cómoda. Sus posibilidades son tan amplias que esta técnica ya se ha extendido a nivel mundial por diferentes sectores profesionales.

 

  1. ALIMENTACIÓN. La representación mental que cada uno de nosotros tiene sobre sí mismo constituye nuestro concepto de imagen corporal, un campo que camina de la mano del deporte y la alimentación. Es importante cuidar nuestra dieta y adaptarla al nivel de ejercicio que practicamos. Verás cómo los resultados positivos suben como la espuma.

 

  1. MOTIVACIÓN. El ánimo es imprescindible para cualquier cosa que hagamos en nuestra vida, más aún cuando se trata de superar un reto. La motivación nos mantiene al pie del cañón e implica tener fe en los pasos que damos, en las metas que vamos escalando poco a poco hasta alcanzar un objetivo final. El tuyo, en este caso, es mejorar tu imagen personal.

¿Qué necesitas para incorporar la electroestimulación a tus hábitos de vida? ¿Cómo estás trabajando tus músculos? ¿Necesitas una dosis de motivación? ¿Y qué hay de tu alimentación? Cuéntanoslo sin compromiso, en i-motion estaremos encantados de escucharte.

 

¿Por qué la electroestimulación, la alimentación y la motivación son imprescindibles?

Jamás conocerás a un auténtico deportista que trabaja sin motivación. No es posible poner toda la carne en el asador si al otro lado del túnel no hay una meta que nos motiva de verdad.

En el campo de la estética ocurre exactamente lo mismo, y se cuenta con una aparatología muy amplia para cubrir todas y cada una de las necesidades de los clientes.

La sociedad es cada vez más exigente con el cuidado de la imagen, y por ello prestamos atención a la alimentación y a las últimas tendencias en estética. La electroestimulación ocupa el lugar estrella de las técnicas más efectivas y revolucionarias del momento.

Los esteticistas apuestan por estos equipos EMS de Imotion para ofrecer tratamientos adelgazantes de zonas con exceso de grasa, aumentar el tono muscular, mejorar la flacidez de los músculos, elevar los glúteos, y eliminar la celulitis, entre otras cosas. La electroestimulación no hace magia, sino que se basa en una realidad que necesita ir acompañada de ejercicio físico.

¡Piensa que puedes conseguirlo y ya tendrás la mitad del camino hecho!

 

La aparatología estética es muy amplia

Los equipos de electroestimulación forman parte de la inmensa aparatología médico-estética de nuestros centros. Son equipos diseñados para llevar a cabo entrenamientos inalámbricos directamente sobre los músculos. Sus objetivos en la estética son muy amplios, pero todos fijan la mirada en la mejora del aspecto físico, la salud y el bienestar.

Tradicionalmente, cuando acudías a un centro de estética era habitual encontrarte con equipos multifunción para diferentes tratamientos, aparatos faciales, otros corporales, equipos para manicura y pedicura, etc. Siguen estando presentes, pero ahora también comparten techo con la electroestimulación. Gracias a sus funcionalidades, los esteticistas podrían incluso sustituir algunos de sus aparatos (presoterapia, ultrasonidos, radiofrecuencias) por un único equipo multifuncional, ahorrando espacio y dinero.

¡Siempre se puede mejorar!

 

Nueva llamada a la acción